HISTORIA

CLUB SOCIAL Y DEPORTIVO MERLO – El Orgullo de la Ciudad (Primera Parte)

Nace el 8 de octubre de 1954 con el nombre de 9 de Julio. Por iniciativa de Guillermo Bianucci y su hermano Humberto, habían formado un equipo de fútbol con los pibes de la zona y decidieron inscribir al equipo en el Campeonato Juvenil Evita. Como la decisión de formar el equipo se había tomado en un feriado del Día de la Independencia el equipo fue bautizado 9 de julio. Tan auspiciosa fue su participación que el equipo volvió a participar de la competencia el año siguiente. Sin embargo, como la mayoría de los jugadores fueron superando el límite de edad para participar, se trazó un nuevo objetivo, fundar un Club y afiliarse a la Liga del Oeste. Había que formar una Comisión Directiva, elaborar un estatuto y tramitar la personería jurídica. La reunión en la casa de la Familia Germignani en la Avda. San Martín al 2100 fue el lugar donde los asambleístas llegaron rápidamente a un acuerdo. Se decidió darle continuidad al nombre, se eligió una camiseta por iniciativa de Guillermo Bianucci, hincha de River Plate propuso utilizar una similar al conjunto millonario, pero en las deliberaciones se llegó al consenso que como el Club se denominaba con una fecha patria, lo conveniente fue que la banda fuera de color Azul. Se le encargó al conocido letrista de la zona Tibaldo Lapuente la confección de un escudo con la inscripción Club Social y Deportivo 9 de julio. La primera comisión directiva estuvo presidida por Juan Antonio Rodríguez, mientras que Guillermo Germignani (padre) fue designado vice. Además de los hermanos Bianucci, la primera comisión también fue integrada por Juan Pizzella, Andrés Roberto Richard, Héctor Giardini, Ramón Letieri, Héctor Di Tomaso, Luis Giardini y Nemesio Martínez. En 1956 comenzó a participar en la categorí­a Aficionados (Primera D) de la AFA.  El pasar de los años hizo que en 1968 la AFA decretara que debí­an desaparecer los clubes sin estadios, ni socios, ante esta situación este grupo de jóvenes viendo que sus sueños se esfumaban, buscaron la forma de mantenerlo en pie. Para ello recurriendo a Raúl de León, arquero que jugo en 1° división y continuó su carrera en el exterior. Su experiencia y conocimientos les permitió llegar al presidente de la AFA de ese entonces, Valentí­n Suárez. De León le pidió 4 meses de plazo para hacer la cancha y hacer socios para que no desafilien a 9 de Julio. Otorgado el permiso comienza el trabajo que culminara con la formación del Deportivo Merlo. Como primera medida fueron a ver al Intendente de Merlo el Sr. Lui­s Monetti para que cediera un espacio para construir la cancha, así ­ fue que con la única condición de que el equipo representara al partido de Merlo, cedió el terreno donde hoy se encuentra el Estadio del Deportivo MERLO.

Sin perder más tiempo, ese mismo dí­a los hinchas sacaron los pocos bancos y arbolitos que había en lo que hasta ese dí­a era una plaza y comenzaron con la construcción del estadio.

Compartir